Entre las opciones para hacer frente a tus deudas están las financieras que las negocian con las entidades bancarias o las reunifican deudas, consiguiendo reducir las cuotas mensuales y tipos de interés, una opción muy recomendable si estas en una situación económica complicada.

Otras alternativas son los préstamos de consolidación o préstamos de equidad de vivienda, todos ellos con intereses más bajos que otras deudas.

Es importante conocer bien todos los gastos, intereses y riesgos involucrados en cada proceso y será necesario una planificación y tu cooperación para solventar las deudas.

Cuando tienes problemas de deudas serio y no te es posible pagar, todos los aspectos de tu vida se ven afectados. La única manera de liberarte de esa situación y volver a tener una vida tranquila es encontrando soluciones.

prestamos

Con las distintas opciones que tenemos hoy en día, solucionar los problemas de deudas es más fácil. Estas son las soluciones más comunes para deshacerte de tus deudas:

  • Planes de gestión de deudas
  • Negociaciones de deudas
  • Consolidación de deudas
  • Préstamos de consolidación de deudas
  • Asesoramiento financiero
  • Refinanciación
  • Préstamos de equidad de la vivienda
  • Tarjetas de crédito

Plan de gestión de deudas

La manera ideal de empezar a solucionar tus deudas es mediante un plan de pagos que puedes hacer tú mismo.

El planear un presupuesto y evitar cualquier gasto innecesario son dos aspectos muy importantes en un plan de gestión de deudas. Si es posible, considera trabajar horas extra y utilizar esos ingresos para tu plan y si la disciplina personal es un problema, puedes programar pagos automáticos en tu banco. Más información »

Negociación de deudas

Mediante las negociaciones de deudas, una compañía que te represente o tu mismo negociáis con tus acreedores para reducir la cantidad que debes.

Las agencias de negociación de deudas trabajan con tus acreedores para reducir el balance de tu deuda, a veces hasta un 50-75%. La mayoría de las compañías de negociación de deudas son claras en cuanto a la cantidad que te van a cobrar, pero asegúrate de que no haya gastos ocultos en el proceso de negociación.

Consolidación de deudas

La consolidación de deudas es un proceso muy beneficioso para solucionar deudas. En este proceso, deudas múltiples se consolidan en una sola cantidad, cuyo importe se va pagando mediante un único pago mensual.

El tipo de interés de la deuda consolidada es más bajo que el interés en los préstamos individuales, sin embargo, si una persona está utilizando un préstamo de equidad de la vivienda para consolidar las deudas, su vivienda será la garantía para el préstamo y si esa persona no puede pagar, el prestamista puede quitarle la vivienda y venderla para recuperar el dinero prestado. Hay que tener en cuenta que si el tiempo para pagar la deuda consolidada es mayor que el de un préstamo original, estarás pagando más intereses aunque la tasa de interés sea más baja.

En la mayoría de los casos se reducen los tipos de interés y ocasionalmente también se eliminan los pagos atrasados e impuestos. Una vez revisada la cantidad total de la deuda, se divide en cuotas mensuales que hacen mucho más fácil su pago.

Consolidar deudas

Préstamos de consolidación de deudas

Los préstamos de consolidación de deudas te ayudan a combinar todas tus deudas pendientes en un sólo préstamo. Por ejemplo, puedes tener un préstamo con un balance de 2.500€ (tipo de interés del 15%), un balance en la tarjeta de crédito de 1.000€ (tipo de interés del 12%) y un balance en una tarjeta de compras de un comercio de 500€ (interés del 10%). Se podrían consolidar todas estas cantidades en un préstamo de 4.000€ (interés del 8%).

Realmente el objetivo es reducir considerablemente las cuotas mensuales, bajando los tipos de interés en el nuevo préstamo o aumentando el período de amortización.

Asesoramiento financiero

Las empresas de asesoramiento financiero te ayudan a eliminar tus deudas, pero no las consolidan. Desarrollarán planes de pago para tus deudas pendientes con un tipo de interés y cuotas más bajos.

El procedimiento consiste en que tú le hagas un ingreso mensual a la empresa asesora y la empresa se encarga de pagar a todos tus acreedores. Hay que ser muy cuidadosos a la hora de elegir a la empresa asesora.

Refinanciación con garantía hipotecaria

Este proceso consiste en refinanciar tu vivienda y pagar tus deudas pendientes.

La refinanciación a un tipo de interés más bajo te ayudará a eliminar las deudas con tipos de interés más altos que estás pagando en la actualidad. Puedes incluso desarrollar un plan que tenga un gasto menor que el actual, ya que el préstamo puede ampliarse para pagarlo en un periodo de tiempo más largo, pero si aumentas el tiempo también aumentan los intereses. Necesitas comprender de forma clara el coste total de la refinanciación, ya que si no hace frente a los pagos puedes perder tu propiedad.

Ampliación de hipoteca

Préstamos de equidad de la vivienda

La equidad es la diferencia entre el valor de tu casa en el mercado y lo que debes de la hipoteca, es decir la parte de la propiedad que es tuya.

Los préstamos de equidad de la vivienda permiten que pidas dinero prestado contra el valor de tu vivienda, sin ninguna otra hipoteca. Es una cantidad fija de dinero por un período particular.

El interés que una persona paga en el préstamo de equidad de la vivienda es más bajo que el de las tarjetas de crédito y otras deudas de consumo. Además, éste tipo de gastos son deducibles, por lo que conviertes intereses no deducibles en deducibles.

En la mayoría de los casos éstos préstamos también cuentan con tarifas atractivas y planes de pago convenientes, sin embargo, los tipos de interés son a menudo variables y corres el riesgo de perder tu vivienda si no puedes pagar.

Tarjetas de crédito

Siempre que sea posible, se aconseja pagar la deuda total de las tarjetas de crédito cuanto antes.

Consolidar la deuda de tus tarjetas de crédito también es ventajoso porque puedes conseguir una tarifa mucho más baja en comparación con otros tipos de préstamos de consolidación.

Ponte en contacto con el emisor actual de tu tarjeta para preguntar qué tipo de interés te ofrecerán si transfieres balances de otras tarjetas a los suyos. Pídeles un interés fijo y si te lo conceden, solicita que no te cobren las tasas de transferencia. Una vez consolidadas tus deudas en una tarjeta, asegúrate de planear el pago de forma que pagues la deuda lo antes posible.